Clínica Ilzarbe


A DIARIO…SENSIBILIDAD DENTAL:

La sensibilidad dental es uno de los problemas más cotidianos  dentro del ámbito de la odontología, con el que la gente está más familiarizado y con el que aprenden a vivir en su rutina diaria. Y no, no es un hecho aislado que relacionen a una molestia por ingerir algo demasiado frío, tras épocas estivales de verano o ahora que se acerca la temporada de otoño en su defecto, cosas muy calientes. Algunos de los factores que influyen de forma directa y que haremos sin saber su gran repercusión son:

  • Cepillado Agresivo: A veces pecamos de higiénicos, haciendo de nuestro cepillado habitual una verdadera masacre para nuestras encías.” No por cepillar más fuerte limpiamos más”. Tenemos que ser conscientes que un cepillado agresivo como cualquier traumatismo, genera un daño, y las encías son un tejido muy sensible que habituamos a una posición que no es la normal, creando retracciones y dejando expuesto, partes del diente más sensibles a los cambios. Al igual que el uso de cepillos con cerdas extremadamente duras o por el contrario muy blandas e incluso el uso de cepillos eléctricos y el movimiento que hacemos al usarlos, son eléctricos por algo, no es necesario que nosotros hagamos movimiento. Si nota que no usa una técnica correcta de cepillado, consulte con los especialistas y le asesoraremos para conseguir un cepillado y limpieza más profesional y saludable.
  • Alimentos muy cítricos y ácidos: Muchas de las frutas que tomamos como las fresas, la piña que en tantas dietas aparece, limones o bebidas carbonatadas que acompañan nuestra dieta, son perjudiciales para el esmalte dentario, como todo, en exceso. Algunos de estos hacen que notemos una sensación de sensibilidad tras ingerirlos, y no es más que por una serie de reacciones químicas a causa del acido que contienen. Incluso su ingesta hace que el momento del cepillado sea más dañino, por ello es recomendable enjuagarse con agua y posteriormente proceder al cepillado dental.
  • Bruxismo /estrés: El estrés en nuestra vida diaria como comentamos en artículos anteriores, es uno de los principales enemigos a combatir para preservar nuestros tejidos orales y perioales en perfectas condiciones. Por ello si nota que amanece con la mandíbula cargada, algún tipo de chasquido articular, limitaciones de apertura o dolores cervicales intensos, consulte con su doctor, es algo más habitual de lo que creemos y que en buenas manos tiene una solución sencilla.
  • Enfermedad de las encías ( gingivitis y periodontitis): Todo el mundo está más que familiarizado con el famoso “sangrado de encías” o la temible “piorrea” , ambos son factores de gran peso sobre la sensibilidad dentinaria. La retracción de encías, el cumulo de sarro infragingival resultado de ambas patologías deben ser tratados en sus clínicas, la tartrectomia y los tratamientos periodontales, no debemos olvidar que son tratamientos básicos que hacen que nuestra salud oral sea optima.
  • Pastas y dentífricos abrasivos: En la actualidad, cada vez más estamos preocupados y obsesionados en blanquear nuestros dientes, y no nos paramos a leer los prospectos o reversos de las pastas que a diario compramos, error.  Para su composición se utilizan agentes tales como el sílice, oxido de aluminio, carbonato de calcio entre otros que dan sensación de mayor higiene y limpieza pero que en su defecto, la unión de varios de los citados en exceso, hacen que dicha pasta se considere “agresiva” y sea más perjudicial que saludable.

Seguro que tras leer esta breve lista, más de uno se siente identificado y pensaban que no tenían la importancia que realmente tienen estos factores tan comunes, por ello, no dudéis en asumir la responsabilidad y poner todo de vuestra parte para conseguir un estado de salud oral y general saludable. Nosotros os damos pautas y vosotros lo convertís en éxito.

Dr. Jose Luis Lobato Jiménez Nº Col: 46004338