Clínica Ilzarbe

Implantología

clínica ilzarbe

¿Qué es un implante?

Un implante es una fijación de titanio que se coloca en el hueso maxilar sustituyendo la raíz de un diente perdido, la cual nos permite reemplazar la pieza natural por una pieza artificial haciendo posible la rehabilitación protésica, estética y funcional de la boca.

¿Cómo se coloca un implante y cuáles son sus fases?

La colocación o inserción del implante se lleva a cabo bajo anestesia local, es una intervención corta casi indolora, que se realiza en la misma consulta del dentista.

Una vez concluida la cirugía se esperará un tiempo prudencial, indicado por el cirujano para empezar a confeccionar la prótesis sobre el implante. Actualmente y gracias a la calidad del material del implante estos tiempos son acortados, favoreciendo así la osteointegración y la cicatrización del mismo, evitando el típico “rechazo”.

¿Qué puede ocurrir si no reponemos un diente perdido?

Las piezas continúas a la perdida tienden a inclinarse o desplazarse para intentar cerrar el espacio, las antagonistas (arcada contraria) también van a salirse de su hueco  para ocupar el del diente ausente, provocando así inflamación de las encías, problemas digestivos, problemas en la articulación mandibular ….

¿Qué seguimiento debo tener una vez finalizado el tratamiento?

Nuestro equipo de recepción le hará entrega de su carnet implantológico, donde usted sabrá la marca, tamaño, referencia, número de pieza sustituida y fecha de colocación de su implante.

Deberá seguir un protocolo de seguimiento personalizado y  pautado por su odontólogo, acudir a las revisiones marcadas y cuidar su higiene bucodental.

Nos pondremos en contacto con usted para recordarle cuando se acerca la fecha prevista de su revisión dental, así, no tendrá que estar pendiente  y podrá disfrutar de su nueva sonrisa sin preocupación ninguna.

Prótesis Dental

clínica ilzarbe

La importancia de reponer las piezas dentarias tras su pérdida

La pérdida de una pieza dentaria puede ser causada por alguna patología, trauma o agenesia (ausencia congénita de la pieza dental temporal o permanente).
El no reponer esta ausencia nos puede causar numerosos daños, los problemas que pueden surgir son los siguientes:

Movilización de las piezas restantes

La tendencia natural de las piezas es desplazarse hacia la zona de los incisivos (mesial) y no de manera paralela, es decir, que se desplazan inclinándose de forma parecida a la torre de Pisa, perjudicando la durabilidad a largo plazo de la pieza e imposibilitando la rehabilitación posterior por cierre del espacio protético.

Sobrecarga de los dientes que nos queden

Al ocluir (morder) se reparten las cargas entre todos los dientes que tengamos, si perdemos alguna pieza, estas cargas se reparten entre los dientes restantes que nos queden por lo que la sobrecarga aumentará la posibilidad de patologías tanto articulares como posibles fracturas y problemas de masticación.

Masticación inadecuada

Es importante saber que los dientes son parte del proceso de digestión y alimentación.
Cada uno de ellos tiene su propia función : las piezas anteriores (caninos, incisivos ) sirven para cortar la comida, los posteriores (muelas) para triturar los alimentos y hacer más fácil el proceso de digestión de los nutrientes.
El no masticar correctamente afecta directamente a la digestión, es decir, la falta de dientes afecta a la salud general.

Motivos estéticos

Claro está que la falta de piezas puede afectar significativamente a la estética de nuestra boca, ya que da el aspecto de “agujeros negros” y una desarmonía inapropiada, pudiendo causar problemas psicológicos y sociales en la propia persona.