ORTODONCIA INFANTIL

La Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia, recomienda que todos los niños realicen una revisión de ortodoncia con el especialista antes de los 7 años. Muchas veces, el problema es tan evidente, que los propios padres pueden identificarlo y actuar en consecuencia. Otras veces no es así, por ello la necesidad de que sea el profesional el que realice el correcto diagnóstico. Una identificación temprana permite además un tratamiento simplificado.

¿Por qué debe mi hijo tener una revisión de ortodoncia con un especialista?

A los 7 años, normalmente ya han salido algunos dientes definitivos y los maxilares han crecido lo suficiente como para que el especialista pueda identificar posibles problemas con el crecimiento y la erupción, anticiparse a ellos si es necesario y a su vez, aliviar a los padres en caso de que todo sea normal.

Algunos de los síntomas que pueden indicar que será necesario un tratamiento de ortodoncia son:

  • pérdida de dientes de leche prematura o tardía,
  • dificultades para masticar o morder,
  • respirar por la boca,
  • succionar chupete,
  • chuparse los dedos,
  • apiñamiento de los dientes o dientes mal colocados,
  • mandíbulas que hacen ruidos,
  • morderse las mejillas o el paladar,
  • dientes que no encajan ó encajan mal, y
  • mandíbulas o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.

 

¿Cuáles son los beneficios de un tratamiento precoz?

Para aquellos pacientes para los que es necesario un tratamiento precoz, éste es una oportunidad para:

  • guiar el correcto crecimiento de las mandíbulas,
  • regular la anchura de las arcadas,
  • llevar los dientes definitivos a su lugar correcto,
  • reducir el riesgo de problemas con los incisivos superiores,
  • corregir malos hábitos, como el del chupete y succión de los dedos,
  • reducir los problemas de habla,
  • mejorar la apariencia y el autoestima,
  • simplificar la intervención de una segunda fase de tratamiento posterior,
  • reducir el riesgo de dientes impactados (dientes que deberían haber salido y no lo han hecho), y preservar o guardar el espacio necesario para los dientes definitivos.
¿Cómo puede afectar el crecimiento del niño a un tratamiento de ortodoncia?

El tratamiento de ortodoncia y el crecimiento de un niño pueden complementarse el uno al otro. La mayoría de las veces el problema es debido a que la mandíbula inferior es más corta que la superior. Mientras ambas mandíbulas están creciendo, la ortodoncia puede ayudar a que ambas tengan un crecimiento armónico.

¿Puede el niño practicar deportes mientras lleva aparatos?

Sí. Se recomienda el uso de un protector bucal si el niño practica algún deporte de contacto. El ortodoncista recomendará siempre lo mejor para el niño.

¿Puede el niño tocar instrumentos musicales mientras lleva aparatos?

Tocar instrumentos de viento, como la trompeta o la flauta, requerirá de una cierta adaptación a los aparatos. Con un poco de práctica y de un periodo de tiempo, los aparatos no interfieren con dichos instrumentos.

¿Por qué el tratamiento de ortodoncia dura más de lo que me dijeron?

Una estimación del tiempo de final de un tratamiento es solamente eso: una estimación. Los niños crecen a velocidades diversas y responden al tratamiento de forma diversa. La cooperación del paciente es siempre el mejor indicador de que la predicción será alcanzada en su tiempo.

¿Por qué se necesita llevar aparatos retenedores después del tratamiento activo?

Una vez que los aparatos son retirados de la boca, los dientes podrían volver a su posición inicial si no fueran estabilizados. Los retenedores producen tal estabilización. Son diseñados para mantener a los dientes en su posición correcta ideal hasta que los huesos y las encías se adaptan a los cambios producidos por el tratamiento. Usar los aparatos retenedores siguiendo las instrucciones del especialista es la mejor forma de asegurar que la sonrisa alcanzada tras el tratamiento durará toda la vida.