PREGUNTAS FRENCUENTES

¿A qué edad puede realizarse un tratamiento de ortodoncia?

Tanto los niños como los adultos pueden beneficiarse de un tratamiento de ortodoncia, porque los dientes pueden ser movidos a su posición correcta a cualquier edad. Aunque, dado que el correcto seguimiento del crecimiento de los huesos es fundamental para un buen tratamiento de ortodoncia, se recomienda que los niños se realicen una revisión de ortodoncia antes de los 7 años. Esperar hasta la aparición de los dientes definitivos, ó hasta que el crecimiento esté completado, puede hacer que el tratamiento de ortodoncia sea más complicado.

¿Por qué es importante realizarse un tratamiento de ortodoncia?

Los dientes torcidos y en mala posición son difíciles de limpiar y mantener con buena salud. Esto puede contribuir que produzcan la aparición de caries, enfermedades de las encías y pérdida de dientes. Otros problemas de ortodoncia no resueltos pueden producir que las superficies de los dientes estén en mal estado, un masticado ineficiente, un elevado estrés en el tejido de las encías y los huesos que soportan los dientes, mala alineación mandibular y sus articulaciones, que pueden producir dolores de cabeza crónicos o dolores en la cara o el cuello. El valor de una buena sonrisa no debe subestimarse.

 

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia?

En general, la duración del periodo activo de un tratamiento de ortodoncia puede ser de entre 12 meses y 3 años. Los tratamientos interceptivos, o tratamientos precoces, pueden incluso durar menos. La duración depende del tipo de problema que tenga el paciente y de la cooperación que el paciente muestra a lo largo del tratamiento.

¿Necesitas tener algún cuidado especial con los dientes durante el tratamiento?

Evita comer alimentos duros o pegajosos. No deben morder bolígrafos ni lápices porque morder cosas duras puede estropear los aparatos. Mantener los dientes y el aparato limpios requiere más tiempo y un cepillado dental más preciso, y debe ser realizado a diario para mantener los dientes y las encías saludables durante el tratamiento.

Maloclusiones

La mayoría de las maloclusiones son hereditarias. La herencia incluye dientes apiñados, demasiado espacio entre los dientes, dientes que faltan o que sobran, y una amplia lista de irregularidades, dentales o faciales.

Las no hereditarias pueden ser consecuencia de un trauma (accidente), chuparse el pulgar, los dedos o el chupete, obstrucción respiratoria por amígdalas o pólipos, enfermedad dental o pérdida prematura de dientes de leche o permanentes

Apiñamiento

 

Los dientes pueden estar mal alineados porque el arco dental sea pequeño ó los dientes sean grandes. Dientes impactados (dientes que deberían haber salido, pero no lo han hecho), una mala oclusión y un aspecto no deseado puede ser el resultado del apiñamiento.

 

Sobremordida

La sobremordida ocurre cuando los dientes incisivos inferiores cierran por debajo de los superiores quedando escondidos por estos, tienden a morder la zona del paladar o la encía interior de los dientes superiores. Provoca además un mayor desgaste de los incisivos superiores.

Mordida abierta

 

Una mordida abierta ocurre cuando los dientes incisivos superiores e inferiores contactan entres si, provocando una sobrecarga en el resto de los dientes posteriores.

Mordida cruzada

 

La  mordida cruzada es cuando los dientes superiores encajan por dentro de los inferiores al morder.

Es necesario realizar un correcto control del crecimiento de la mandíbula para poder corregir este problema desde el inicio.

Espacios dentales

 

Si hay falta de algún diente, estos son pequeños o el arco dental es muy ancho, pueden aparecer espacios abiertos entre los dientes. Normalmente esta situación puede producir lesiones en las encías.

Ortodoncia para adultos:

Un tratamiento de ortodoncia, ¿puede hacer por un adulto lo mismo que hace para un niño?
Los dientes pueden ser movidos a cualquier edad. Muchos problemas de ortodoncia se corrigen tan fácilmente en un adulto como en un niño. Las fuerzas que se ejercen en un tratamiento de ortodoncia mueven los dientes igual en una persona de 75 años que en una de 12. Algunos factores del adulto, como la falta de crecimiento de la mandíbula, hacen necesario un plan especial de tratamiento. Uno de cada tres pacientes de ortodoncia es adulto.
¿En qué se diferencia un tratamiento de adulto de uno de un adolescente o un niño?
Los adultos no crecen y pueden haber tenido algún problema o incluso la pérdida de algún diente y del hueso que los soportan. Muchas veces el tratamiento de ortodoncia es sólo una parte del tratamiento global: puede ser necesaria la colaboración de varios profesionales tales como el ortodoncista, el cirujano maxilofacial, el periodoncista, el endodoncista o el dentista para asegurar que un caso adulto complejo es gestionado de la forma más correcta posible y coordinada entre todas las áreas de intervención. Algunas de las características que pueden hacer diferente el tratamiento del adulto son:

  • Falta de crecimiento de los maxilares: Los problemas de hueso pueden resolverse bastante bien en un niño en crecimiento con un aparato ortopédico que modifique ese crecimiento. En un adulto, ese mismo problema puede requerir una intervención quirúrgica. Por ejemplo, si la arcada inferior de un adulto es corta y no encaja bien con la arcada superior, se produce un problema severo de oclusión. El limitado movimiento dental que se puede producir usando ortodoncia puede que no sea suficiente para corregir este problema. Otras discrepancias entre la longitud o la anchura de las arcadas inferior y superior pueden requerir también de una intervención quirúrgica en caso de que la ortodoncia no sea suficiente para corregir la oclusión.
  • Pérdida de encía o hueso (enfermedad periodontal): Los adultos son más propensos a presentar problemas ó pérdida en la encía y en los huesos que soportan los dientes (problemas periodontales). La intervención de un periodoncista puede ser necesaria previa, durante o posterior al tratamiento de ortodoncia. La falta de hueso puede limitar también la cantidad o la dirección del movimiento dental.
  • Dientes gastados, estropeados o inexistentes: Dientes gastados, estropeados o incluso inexistentes pueden hacer el tratamiento de ortodoncia más difícil. Los dientes pueden posicionarse de forma gradual en posiciones donde sea necesario un tratamiento de ortodoncia de alta precisión. Los dientes estropeados pueden verse feos o no funcionar bien incluso después del tratamiento de ortodoncia a no ser que sean restaurados por un profesional. Los dientes que falten que no sean reemplazados suelen provocar rotaciones o movimientos de los otros dientes, que empeora la oclusión, incrementa el riesgo de enfermedad periodontal y hace el tratamiento mucho más difícil.
Me duelen los músculos de la cara y la articulación, ¿Puede ayudarme la ortodoncia?
Las incomodidades producidas por los músculos de la cara y la articulación están asociadas con el bruxismo, es decir, el rechinar o apretar los dientes, especialmente por las noches. El bruxismo es un hábito muscular que puede producir un desgaste severo de los dientes y una sobrecarga traumática de las estructuras de junta de los maxilares. Suele venir acompañado de molestias y dolores en los músculos faciales. La ortodoncia puede ayudar a una correcta detección y diagnóstico de este problema. El ortodoncista o el dentista pueden recomendar el uso de un aparato bucal nocturno que relaje los músculos faciales, reduciendo sustancialmente el dolor asociado.
Por qué me recomiendan un tratamiento de ortodoncia antes de rehabilitar algunos dientes?
Algunas restauraciones dentales complejas, como son coronas, puentes e implantes, pueden ser más fáciles de realizar si el resto de piezas están en su posición correcta.

Cuando se han perdido dientes definitivos, el resto de los dientes se mueven. Este movimiento puede crear una oclusión incorrecta y el espacio existente no puede ser restaurado correctamente a no ser que las piezas que faltan sean reemplazadas. Los dientes que están girados suelen tener que ser puestos en su posición correcta para que soporten las presiones de la oclusión normal en el futuro.

Mis dientes han estado desalineados durante 50 años. ¿Por qué es importante ahora la ortodoncia?
Un tratamiento de ortodoncia es una buena decisión especialmente en adultos con problemas de larga duración. El tratamiento de ortodoncia restaura una buena función bucal. Además, unos dientes que trabajan mejor se ven mejor. Y una saludable y bonita sonrisa ayuda a mejorar la autoestima, sin importar la edad que uno tenga.

Ortodoncia para niños:

Aviso
Debido a que el especialista puede detectar problemas con el crecimiento de los maxilares ó de los dientes cuando el niño ó la niña tiene todavía sus dientes de leche, la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia, recomienda que todos los niños realicen una revisión de ortodoncia con el especialista antes de los 7 años. Muchas veces, el problema es tan evidente, que los propios padres pueden identificarlo y actuar en consecuencia. Otras veces no es así, por ello la necesidad de que sea el profesional el que realice el correcto diagnóstico. Una identificación temprana permite además un tratamiento simplificado.
¿Por qué debe mi hijo tener una revisión de ortodoncia con un especialista?
A los 7 años, normalmente ya han salido algunos dientes definitivos y los maxilares han crecido lo suficiente como para que el especialista pueda identificar posibles problemas con el crecimiento y la erupción, anticiparse a ellos si es necesario y a su vez, aliviar a los padres en caso de que todo sea normal. Los primeros molares e incisivos definitivos han salido ya a los 7 años y de este modo pueden diagnosticarse algunos problemas como las mordidas cruzadas, apiñamiento o protrusión dental. Los problemas de succión de los pulgares o los dedos pueden solucionarse más fácilmente a esta edad.

Algunos de los síntomas que pueden indicar que será necesario un tratamiento de ortodoncia son:

  • pérdida de dientes de leche prematura o tardía,
  • dificultades para masticar o morder,
  • respirar por la boca,
  • succionar chupete,
  • chuparse los dedos,
  • apiñamiento de los dientes o dientes mal colocados,
  • mandíbulas que hacen ruidos,
  • morderse las mejillas o el paladar,
  • dientes que no encajan ó encajan mal, y
  • mandíbulas o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.
¿Cuáles son los beneficios de un tratamiento precoz?

Para aquellos pacientes para los que es necesario un tratamiento precoz, éste es una oportunidad para:

  • guiar el correcto crecimiento de las mandíbulas,
  • regular la anchura de las arcadas,
  • llevar los dientes definitivos a su lugar correcto,
  • reducir el riesgo de problemas con los incisivos superiores,
  • corregir malos hábitos, como el del chupete y succión de los dedos,
  • reducir los problemas de habla,
  • mejorar la apariencia y el autoestima,
  • simplificar la intervención de una segunda fase de tratamiento posterior,
  • reducir el riesgo de dientes impactados (dientes que deberían haber salido y no lo han hecho), y preservar o guardar el espacio necesario para los dientes definitivos.
¿Cómo puede afectar el crecimiento del niño a un tratamiento de ortodoncia?

El tratamiento de ortodoncia y el crecimiento de un niño pueden complementarse el uno al otro. Uno de los problemas más comunes que se suele tratar en un niño es la protrusión de los dientes superiores por delante de los inferiores. La mayoría de las veces el problema es debido a que la mandíbula inferior es más corta que la superior. Mientras ambas mandíbulas están creciendo, la ortodoncia puede ayudar a que ambas tengan un crecimiento armónico. Esto elimina a su vez los problemas que se producen al engullir. Este problema que es relativamente sencillo de resolver cuando el niño esta en crecimiento, pueden requerir de una intervención quirúrgica cuando esté terminado. Es para evitar este tipo de problemas que recomendamos una revisión de ortodoncia con el especialista no más tarde de los 7 años, mientras se está acabando de formar la boca del niño.

¿Puede el niño practicar deportes mientras lleva aparatos?

Sí. Se recomienda el uso de un protector bucal si el niño practica algún deporte de contacto. El ortodoncista recomendará siempre lo mejor para el niño.

¿Puede el niño tocar instrumentos musicales mientras lleva aparatos?

Tocar instrumentos de viento, como la trompeta o la flauta, requerirá de una cierta adaptación a los aparatos. Con un poco de práctica y de un periodo de tiempo, los aparatos no interfieren con dichos instrumentos.

¿Por qué el tratamiento de ortodoncia dura más de lo que me dijeron?

Una estimación del tiempo de final de un tratamiento es solamente eso: una estimación. Los niños crecen a velocidades diversas y responden al tratamiento de forma diversa. Al iniciar un tratamiento el ortodoncista diseña un plan de tratamiento adecuado para el caso y su objetivo será el de obtener los resultados planificados. La cooperación del paciente es siempre el mejor indicador de que la predicción será alcanzada en su tiempo. Los pacientes que cooperan llevando los aparatos recomendados y siguiendo las instrucciones de cuidado de la boca que le da el ortodoncista alcanzan normalmente excelentes resultados en los tiempos previstos.

¿Por qué se necesita llevar aparatos retenedores después del tratamiento activo?

Una vez que los aparatos son retirados de la boca, los dientes podrían volver a su posición inicial si no fueran estabilizados. Los retenedores producen tal estabilización. Son diseñados para mantener a los dientes en su posición correcta ideal hasta que los huesos y las encías se adaptan a los cambios producidos por el tratamiento. Usar los aparatos retenedores siguiendo las instrucciones del especialista es la mejor forma de asegurar que la sonrisa alcanzada tras el tratamiento durará toda la vida.

Enlaces relacionados:

Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) http://www.sedo.es
Invisalign España http://www.invisalign.es
Damon Sistem Español http://www.damonbraces.es/