Cirugía Muelas del Juicio

Las muelas del juicio incluidas. En odontología les llamamos cordales. Las muelas del juicio por ser las últimas en incorporarse no encuentran sitio y se quedan ancladas en los maxilares produciendo infecciones y arrastrando a los dientes anteriores, descolocándolos.

Las muelas del juicio se extraen por razones infecciosas y por razones ortodóncicas. Las infecciones que causan las muelas del juicio son nocivas para el organismo en general y para la boca en particular. Una muela del juicio infectada de modo crónico puede ocasionar con el tiempo una piorrea si no se quita. También, las muelas del juicio actúan como las raíces de los árboles. Las muelas del juicio son muy potentes y, al no tener espacio, realizan lo que se conoce como efecto dominó: Empujan hacia adelante a las muelas y premolares anteriores y al final acaban bailando, apiñándose, los dientes más débiles como son los incisivos. Este apiñamiento afeará la estética de la cara. Antes de que ocurra es necesario extirpar las muelas del juicio por razones ortodóncicas.