Importancia de los ansiolíticos en la clínica odontológica

Ansioliticos

 

Socialmente los ansiolíticos se asocian a nerviosismo e insomnio, pero estos medicamentos tienen más usos como son la relajación muscular, la disminución del dolor, ataques de pánico, convulsiones, angustia, fobia social, trastorno bipolar o epilepsia entre otros.
Acudir a la clínica dental para el paciente puede suponer en algunos casos una situación de estrés debido a diversos factores:

  • Intrusión del dentista en una zona privada del paciente (boca).
  • Olores y sonidos en ocasiones un tanto agresivos.
  • Molestias/dolor que se puede producir durante la operatoria dental.
  • Traumas del pasado tanto en la infancia como de más edad en la clínica.
  • Alargamiento del tiempo en clínica en ocasiones excesivo.

En los tratamientos en los cuales pueda existir un dolor postoperatorio, un tiempo relativamente largo en la operatoria o paciente “nervioso” se recomienda la administración de ansiolíticos por los siguientes motivos:

  • Relajación del tono muscular.
  • Disminución de la percepción del dolor ya que relaja los receptores sensitivos.
  • Disminución del estrés aportando una sensación de bienestar.
  • Mayor cooperación con el dentista facilitando su trabajo.
  • Potenciación de los analgésicos y antiiflamatorios.
  • Facilita un sueño placido y renovador.

Las dosis de administración del ansiolítico dependen de:

  • El tipo de ansiolítico Benzodiacepinas (de acción prolongada como el Diazepam, de acción intermedia como el orfidal y de acción corta como el Serax) o No Benzodiacepinas (Azapironas o Imidazopirindas).
  • Peso del paciente.
  • Cronicidad de la administración del fármaco por el paciente.
  • Interacciones con otros fármacos.
  • Estado de la tensión del paciente (controlado/no controlado).

Siempre la posología (dosis/frecuencia) la determinará el dentista o profesional sanitario debidamente autorizado.

 

Autor: Dr. Ricardo Ilzarbe – Odontología General – Col. nº 46003603