Regeneración osea

La Regeneración Ósea Guiada consiste en el uso de membranas reabsorbibles o no reabsorbibles en combinación con biomateriales,  que tienen como objetivo crear hueso sano y suficiente en los procesos alveolares de los maxilares, cuando existen defectos óseos o cuando el hueso existente es insuficiente para la colocación de implantes osteointegrados.

Las barreras o membranas físicas empleadas evitan que las células del epitelio gingival y del tejido conjuntivo invadan la zona a regenerar, favoreciendo así que las células creadoras de hueso (células osteoprogenitoras) proliferen y formen hueso nuevo.

 

Tipos de materiales usados:

Se distinguen según su origen:

  • Autoinjertos (se obtienen del mismo paciente): la zona donante puede ser intraoral o extraoral
  • Aloinjertos (de la misma especie pero de diferente individuo): normalmente de hueso cadavérico
  • Xenoinjertos (provienen de diferente especie): hueso de origen bovino
  • Injertos aloplásticos (materiales sintéticos o cuerpo extraño inerte): fosfato tricálcico β, cristales bioactivos, sulfato cálcico

Los más utilizados son los xenoinjertos. Los materiales utilizados son biocompatibles y presentan una gran porosidad, una delicada estructura cristalina y una composición química muy similares a la del tejido óseo natural, por lo que la formación de nuevo hueso se ve favorecida (son materiales osteoconductores). Su nivel de reabsorción es muy bajo, lo que proporciona una estabilidad de la zona a largo plazo. Para conseguir una función óptima dichos biomateriales se mezclan con suero fisiológico.

Las membranas más utilizadas para fijar el xenoinjerto son reabsorbibles, las cuáles pueden ser de origen natural o sintéticas.

Las membranas reabsorbibles de origen natural son de colágeno y proceden de fuentes animales, normalmente tienen un origen bovino. Se absorben de forma más rápida que las membranas sintéticas. Están indicadas para regeneración de defectos horizontales y verticales de los procesos alveolares, en fenestraciones óseas y para cubrir el hueso en casos de implantes inmediatos.

Las membranas reabsorbibles sintéticas son derivadas del ácido poliglicólico. Son las que más se utilizan y se presentan en diferentes estructuras, formas y marcas. El tiempo de reabsorción es de seis a doce semanas aproximadamente. Se pueden utilizar solas o combinadas con injertos óseos.

Las propiedades ideales de las membranas utilizadas en regeneración ósea guiada son:

  • Biocompatibles
  • Inertes
  • Estériles
  • Buena adaptación
  • Oclusivas
  • Fáciles de manejar
  • Resistir a la infección si se expone